miércoles, 20 de junio de 2018

LO QUIEREN TODO

¿Por qué EEUU quiere bases militares en Argentina?


Telma Luzzani
344
El Pentágono busca instalarse donde hay una de las reservas de gas más grandes del mundo, en Neuquén. El objetivo de la base militar es "cuidar los intereses de las empresas norteamericanas" en esa zona, dijo el diputado Mariano Mansilla. A su vez, el legislador Guillermo Carmona explicó por qué no se trata de una política aislada de Washington.
La intención de Estados Unidos de instalar una base militar en la provincia argentina de Neuquén ha encendido las alarmas.
Soldados de EEUU
© REUTERS / LUCAS JACKSON
Para él, el despliegue de bases en América Latina responde al alineamiento de muchos presidentes de la región con las directrices de Washington. "Los gobiernos de derecha de la región están articulados. Y ese plan que llevan adelante viene del norte, de Estados Unidos y también de Europa. Sobre todo, hay una visión compartida del papel de los países de la región como sostenedores de la hegemonía de Estados Unidos en la zona", apuntó.
El diputado comparó la actitud del gobierno argentino respecto a los intereses militares del Pentágono en Neuquén con la política actual hacia las Islas Malvinas.
Finalmente Carmona, quien acaba de volver de China tras haber participado en el Foro China-Celac de partidos políticos, analizó la necesidad de que los países sudamericanos se integren para poder tener voz propia en un mundo multipolar con jugadores fuertes.  
En relación a la base norteamericana en la provincia patagónica de Neuquén, el diputado del Bloque Frente Neuquino, Mariano Mansilla, aseguró que el problema no es exclusivo de esa provincia argentina. "Nos tiene que despertar lo que está ocurriendo. Es muy delicado dejar entrar tropas. Tenemos que oponernos a que pongan un pie, porque en todos los lugares del mundo donde pusieron un hospital de campaña después pusieron una base militar", dijo el legislador.
Mansilla, que presentó un proyecto de ley por el cual se prohíbe la instalación de bases militares vinculadas al gobierno de Estados Unidos en cualquier punto de la provincia, repasó el modo en que se dieron los hechos.
En el programa se informó a su vez acerca de la salida de Estados Unidos de Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y la política de la Casa Blanca de separar a niños de sus padres cuando éstos son inmigrantes ilegales. También se habló sobre los comentarios racistas contra los gitanos expresados por el ministro del Interior de Italia y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini.  

ABUCHEAN EN RESTAURANT MEXICANO DE WASHINGTON A JEFA NAZI DE LA CIA Y LA NSA


Protesto interrompe jantar da secretária de Segurança Nacional americana em restaurante mexicano

Jornal do Brasil
Aos gritos de "vergonha", o jantar da secretária de Segurança Nacional Kirstjen Nielsen em um restaurante de Washington foi interrompido na terça-feira por ativistas que a culpam pela separação de famílias de imigrantes em condições ilegais nos Estados Unidos.
O incidente aconteceu em um restaurante de comida mexicana de Washington e foi registrado em um vídeo, divulgado nas redes sociais.
Integrantes do grupo "Metro DC Democratic Socialists of America" confrontaram Nielsen no restaurante "MXDC Cocina Mexicana" e tentaram interromper seu jantar, quando ela estava cercada de colaboradores e seguranças.
Jantar de Kirstjen Nielsen em um restaurante de Washington foi interrompido por ativistas
O grupo afirmou que a polícia foi chamada e os agentes tentaram deter ativistas, em vão.
"Como você consegue aproveitar um jantar de comida mexicana quando está deportando, aprisionando dezenas de milhares de pessoas que entram nos Estados Unidos em busca de asilo?", questionou um ativista.
"Nós pedimos que acabe com a separação das famílias e peça desculpas", completou.
Outro ativista gritou: "De todos os lugares, em um restaurante mexicano".
O porta-voz de Nielsen, Tyler Houlton, admitiu o incidente e citou um "pequeno grupo de manifestantes que compartilhou sua preocupação com as atuais leis de imigração que criaram uma crise em nossa fronteira sul".
O vídeo mostra Nielsen de cabeça abaixada em um canto do restaurante, enquanto os ativistas gritam "vergonha".
"Que vergonha Nielsen, que vergonha Trump", gritaram os ativistas.

ME LO DIJO HITLER


20-06-2018

La Knesset declara oficialmente que la "democracia" israelí es solo para judíos

Mondoweiss



 
Banderas en la Plaza Rabin, Tel Aviv, en el mitin de Paz Ahora del 27 de mayo de 2017. Foto de Phil Weiss.
En un acto extraño, la Presidencia de la Knesset (un grupo de diez miembros que representa a la mayoría de los partidos) descalificó la semana pasada un proyecto de ley presentado por parlamentarios palestinos israelíes impidiendo que se presente a un debate o votación. El proyecto de ley en cuestión se llamó "Ley Básica: Israel [es un] Estado de todos sus ciudadanos".
Como indica el encabezado, el proyecto de ley habría declarado que Israel no pertenece a sus judíos, sino a todos sus residentes. La Presidencia de la Knesset decidió que el proyecto de ley era demasiado peligroso para someterlo a votación.
El proyecto de ley fue presentado por la Lista Conjunta, un megapartido compuesto por tres partidos palestino-israelíes, obligados a presentarse juntos porque la mayoría sionista elevó el porcentaje de votos necesarios al 4%, para un escaño en la Knesset y ninguno de los partidos pasaría por sí mismo, en un intento explícito de prohibirlos.
Las posibilidades de que el proyecto de ley pasara incluso una lectura preliminar eran escasas, similar a la posibilidad de que un cerdo asado, con una manzana en la boca, extendiera unas alas y volara. Los siguientes partidos apoyaron la decisión de la Presidencia: Likud, Laborismo, Yesh Atid, Kulanu, Israel Beteinu y Torah Judaism. Un miembro de otro partido, Betzalel Smotrich del Hogar judío (partido de Naftali Bennett), se abstuvo, diciendo que aunque pensaba que la decisión estaba justificada no creía que la Presidencia tuviera la autoridad para descalificar un proyecto de ley.
Junto con los ocho miembros de la Knesset de Hogar Judío, la Presidencia podría reunir 95 diputados de 120 para votar el proyecto de ley. Y sin embargo se consideró demasiado peligroso para debatir.
¿Qué era tan problemático en el proyecto de ley? El asesor legal de la Knesset Eyal Yanon lo dijo claramente:
"[El proyecto de ley] contiene varios artículos destinados a cambiar el carácter de Israel del Estado nacional del pueblo judío a un Estado que otorgue la misma categoría, desde el punto de vista nacional, a la nación judía y a la nación árabe".
Es decir, el mismo debate sobre el proyecto de ley habría planteado cuestiones preocupantes, demostrando una vez más que un Estado judío y uno democrático no pueden coexistir. Es una contradictio in terminis. Un país democrático permite un cambio pacífico de su forma de régimen. La Gran Bretaña capitalista vivió bajo un gobierno socialista. Casi todos los países democráticos (¡Lo siento, Suiza!) otorgó a las mujeres el voto en la década de 1910 o 1920. La franquicia en los Estados Unidos de hoy no se parece a lo que era en 1791 o incluso en 1871. Los países occidentales han cambiado, no sin sangre y fuego, desde un régimen controlado por las clases altas y burguesas hasta uno que -con los dientes apretados- se vieron obligados a otorgar derechos a las clases trabajadoras. Esto se produjo como resultado de una lucha obstinada, que a menudo tuvo un pie en el pueblo, pero también siempre tuvo una representación parlamentaria.
Esto no fue hace tanto tiempo: como señaló Obama en su discurso en la Selma March, los manifestantes fueron "llamados comunistas, mestizos, agitadores externos, degenerados sexuales y morales y cosas peores, todo menos el nombre que les dieron sus padres". Selma March era el pie en el pueblo, la violencia utilizada por el régimen blanco -violencia que es esencial, sin la cual, sin el "grave descenso" necesario para "tomar la cima- forzó al ala parlamentaria, siempre más vacilante y "decente" a dar unos pocos pasos por detrás del ala activista, a aceptar las Actas de Derechos Civiles.
Aunque relativamente pasiva, el ala parlamentaria es crítica. Ningún cambio pacífico puede venir sin ella.
Ahora los partidos sionistas de la Knesset eliminaron la opción del cambio parlamentario. Solo puede haber un régimen en Israel, uno judío. La democracia es un excedente: en hebreo decimos “medina Yehudit ve'democratit". "Un estado judío y democrático. Pero "ve", que significa "y", precede a la democracia. La judeidad del Estado es esencial, la democracia, menos.
Pero, ¿de qué se trata este "Estado judío"? De manera vergonzosa, los partidos que descalificaron el proyecto de ley no parecen estar de acuerdo con eso. Hoy en día no es fácil conocer la posición del Likud. Como parte de su metamorfosis en el partido monárquico de la casa de Netanyahu, no publicó una plataforma en las dos últimas elecciones. Pero hay fuertes desacuerdos entre el partido de Lapid, Yesh Atid, entre los laboristas y la Hermandad judía, e incluso entre los marcadores de posición de los partidos de Lieberman y Kachlon hay infinitas divisiones sobre lo que significa el "Estado judío".
Pero en un punto todos estos partidos pueden estar de acuerdo. Sea el Estado judío lo que sea, cualquiera que sea el rostro que use, no será el Estado de los palestinos israelíes y sus características nunca reflejarán las de ellos.
Durante los últimos 50 años los sionistas liberales han sido aficionados a gastar un precioso oxígeno y tiempo en la cuestión de si puede haber un Estado judío que también sea democrático. Sin embargo, tal como se vive en realidad, no en un plano platónico ideal, es decir, en la realidad tal como está formada por los representantes de la gran mayoría de los judíos de Israel, el 20 % de los ciudadanos del país no puede expresar, en el foro más alto del cuerpo político que se autodenomina Israel, sus puntos de vista sobre las formas en que el país debería ser gobernado y cómo se expresaría a sus ciudadanos.
Ellos pueden votar, sí. Incluso pueden ser elegidos para un cargo, pero no pueden tener ninguna influencia. Y les permitimos ser elegidos, cada vez más, porque necesitamos desesperadamente fingir ante el mundo que no somos Rusia, no todavía, de ningún modo.
La disminución de los derechos de los diputados palestinos es un proceso lento y resbaladizo. Durante los dos períodos anteriores de la Knesset ningún proyecto de ley fue descalificado. La última vez que se usó este poder, en la décimo octava Knesset (elegida en 2009) -lo adivinaron- para anular dos proyectos de ley redactados por un parlamentario palestino, Ahmed Tibi. Antes de este caso, no se hizo uso de este poder.
Al mismo tiempo la Knesset y su homo sovieticus presidente, Yuli Edelstein, están ocupados promoviendo el Proyecto de Ley de Nacionalidad, que delimitará aún más el espacio permitido a los israelíes palestinos. La Knesset ha hecho su elección, ahora déjenle vivir con eso.
Actualización: Adala, una organización de derechos humanos que se ocupa de la protección de los derechos de los palestinos israelíes, ha presentado una solicitud al Tribunal Superior de Justicia para exigir que declare ilegal la decisión de la Presidencia.
Yossi Gurvitz es un periodista y bloguero que ha cubierto ampliamente la ocupación.